« Introducción a la gestión de marketing en los servicios de salud | Inicio | Luis Pareras y Alex Jadad en if... la revista de innovación »

Febrero 20, 2008

De Directores Médicos, Directores de Investigación, Innovación y Conocimiento, y Directores de Operaciones

Cómo cambia el mundo. Hace algunos años, el puesto de Director Médico (o Director Asistencial, en su versión más moderna, y en algunos casos con responsabilidades ampliadas) era uno de los cargos más interesantes que un profesional podía desempeñar en un hospital. Ahora, mi tesis es que se han vuelto trabajos algo más aburridos. Y que hay hoy cargos directivos en los organigramas hospitalarios que son mucho más interesantes.

En España, hasta la década de los 90, los hospitales eran organizaciones desestructuradas a nivel de gestión interna. En aquellos momentos, la incorporación de la figura de los gerentes inició un "movimiento" para la profesionalización de la gestión. La figura del Director Médico jugó un papel fundamental en ordenar la actividad de los diferentes servicios asistenciales (estructurar la que se realizaba y tomar decisiones sobre la ampliación de la cartera de servicios) y en alinear los objetivos de los servicios asistenciales con los del hospital a nivel global.

La realidad hoy es que la agenda de un director médico (es decir, en donde "gasta su tiempo") se distribuye en un grupo de tareas que tiene un grado de atracción menor del que tenía en el pasado. ¿Qué hacen hoy, por norma general? Discutir y firmar los acuerdos de gestión entre el hospital y cada uno de los servicios (tarea farragosa y envuelta en numerosas batallas), en los cuales se incluyen los objetivos del servicio y su remuneración variable en función del grado de consecución de objetivos (lo cual da lugar a un número importante de enfrentamientos), atender fuegos de enfrentamientos entre diferentes servicios, entrar a fondo en algún servicio que no se alinea con los objetivos corporativos... Es decir, mucha batalla y mucho fragor para personas con capacidades intelectuales altas. Es un trabajo donde se utilizan más las habilidades soft que las hard.

A día de hoy, en el año 2008, hay dos puestos en el organigrama que son mucho más atractivos para los profesionales metidos en gestión.

1. Director de Investigación, Innovación y Conocimiento
Las funciones de este rol se centran en torno a tres áreas, que tiene el conocimiento como base común, pero con orientaciones diferenciadas. Primero, la gestión de la investigación (un apartado que en los hospitales universitarios puede tener un coste del 20% del presupuesto). Segundo, el fomento de la innovación (tanto de iniciativas de mejora interna como de iniciativas con orientación al desarrollo de productos y servicios para el mercado). Tercero, la gestión del conocimiento (en sus dos vertientes más fundamentales: la gestión documental y el impulso del interés por todos los temas relacionados con el conocimiento, tanto clínicos como de gestión, para ayudar a fomentar el profesionalismo de nuestros equipos).

Dentro de nuestras organizaciones sanitarias ya empieza a haber hospitales que han creado esta figura, como por ejemplo el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

2. Director de Operaciones
Las funciones de este rol se concentran en varias áreas (todas ellas asistenciales), pero su tarea fundamental consiste en asegurar el flujo de pacientes a través del hospital. Es decir, su principal misión sería facilitar y procurar la mayor eficiencia posible en todo el proceso asistencial y en los procesos de soporte. Su principal objetivo es maximizar el flujo de pacientes en el hospital, minimizando los costes unitarios y ofreciendo los mejores tiempos de respuesta.

Conozco alguna cadena hospitalaria (por ejemplo, USP Hospitales) que tiene en su organigrama esta figura, aunque la tiene a nivel corporativo, no a nivel de hospital.

Mi hipótesis es que cada vez más, los hospitales crearán cada vez más estos dos puestos en sus organigramas, y que serán puestos del gusto de los profesionales, por encima del cargo de Director Médico. Se trata de puestos que han de crearse casi de cero, y dotarlos de contenido, y sé que ese tipo de actividades interesa mucho más a los trabajadores del conocimiento que otro tipo de tareas más monótonas y rutinarias.

Mientras el contenido del cargo de Director Médico sea el que es actualmente, creo que será un puesto con menor "relevancia social" de la que disfrutaba en el pasado. El puesto de Director Médico volverá a ser "atractivo" para los profesionales que se quieran dedicar a la gestión cuando sus funciones se concentren en monitorizar y asegurar los resultados clínicos.

En ese momento, el puesto volverá a ser interesante. Mientras sus funciones se concentren en tareas de "persecución y alineamiento", sufriremos, si los puestos están creados, una migración de los mejores profesionales hacia estos dos nuevos puestos:
+ Director de Operaciones
+ Director de Investigación, Innovación y Conocimiento.


Technorati tags: , , ,

Jorge Fernández | Comentarios (0) | Categoría: Cambiando las conversaciones
Envía este post a Menéame | Envía este post a Del.icio.us | Envía este post a Digg | Envía este post a Technorati

Comentarios

Publicar un comentario




¿Recordarme?