« El agitado pulso de la sanidad, Especial El País | Inicio | 2005: el año en ciudades »

Febrero 07, 2006

¿Es verdad que los datos pueden transformarse en información?

Me pasa varias veces todos los años. Diría que me pasa una vez en cada proyecto. Pero no me dejo de maravillar con ello. Todavía hoy, como el primer día, me sigo preguntando cómo es posible.

El punto de partida de cualquier reflexión es el análisis. Es decir, realizar un diagnóstico de lo que hay o no hay sobre el tema en cuestión.

A tal efecto, es fundamental partir de los datos. La única forma de robustecer un proceso de decisión, es basarse en datos, en la realidad. No en los mitos que existen en cada hospital. Ya lo comentamos en un post anterior.

El proceso habitual consiste en solicitar los datos. Normalmente, se realiza una solicitud de información bastante extensa. Y normalmente, aunque tardan bastante en compilarla toda, las organizaciones se arreglan en hacertela llegar.

Hasta aquí todo normal (con el retraso propio del sector e impropio de otro, pero ése es otro tema). La historia empieza a partir de lo que yo llamo las "peticiones de datos marginales". Esto es, aquellos datos que ayudan mucho a perfilar el diagnóstico de una organización. Por ejemplo, bien podría ser la tasa de absentimo global, por categoría profesional, por sexo o por edad.

Y aquí es donde empieza el show. Estamos hablando de entre 4 (global, personal médico, personal de enfermería, y personal no sanitario) y 12 si incluyeramos algunas del resto de variables.

Bien, pues el record se lo ha llevado el hospital de esta semana. Les hemos pedido 4 datos y nos han enviado más de 150 páginas, por correo postal, donde al menos, aparecen 5.000 datos.

Y yo me pregunto: si no somos capaces de encontrar los datos que queremos, ¿para qué los almacenamos?

Jorge Fernández | Comentarios (0) | Categoría: Sincronizando talentos
Envía este post a Menéame | Envía este post a Del.icio.us | Envía este post a Digg | Envía este post a Technorati

Comentarios

Publicar un comentario




¿Recordarme?